top of page

La protección de datos personales en un mundo digital: el robo de datos biométricos.

 

La era digital ha revolucionado la forma en que vivimos y nos relacionamos, pero también ha creado nuevos desafíos en términos de privacidad y seguridad de datos. La ciberseguridad es un problema global que afecta a todos, desde individuos hasta empresas y gobiernos. Con la popularidad de la tecnología y el aumento de la información en línea, también ha habido un aumento en el robo de datos y la violación de la privacidad.


Una de las formas más preocupantes de robo de datos es el robo de datos biométricos, como las huellas dactilares, la iris y la voz, pues son una parte importante de la identificación personal y su recopilación es cada vez más común en aplicaciones tecnológicas, como los teléfonos móviles y los sistemas de autenticación. Sin embargo, estos datos son muy valiosos para los delincuentes cibernéticos, ya que a diferencia de nuestra contraseña de Netflix o Instagram, estos datos son únicos y no pueden ser cambiados.


En México, la legislación en materia de protección de datos personales es la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares. Esta ley establece los derechos de los titulares de los datos y las obligaciones de las personas, físicas o morales, que tienen en su poder dicha información con el objeto de proteger estos datos personales. Además, la Ley establece multas significativas para las personas que no cumplan con las regulaciones de protección de datos; sin embargo, a pesar de estas regulaciones, aún hay una deficiencia importante en el cumplimiento y exigibilidad de esta normativa y, por lo tanto, los datos de los ciudadanos siguen en riesgo.


La ciberseguridad es un problema complejo que requiere un enfoque multidisciplinario. Las empresas deben tomar medidas para proteger los datos de sus clientes o usuarios, incluyendo la implementación de tecnologías de seguridad sólidas, la formación de empleados en cuestiones de seguridad y la creación de políticas claras para el manejo de datos. Los ciudadanos también deben ser conscientes de sus derechos y de la importancia de proteger sus datos personales, pues con el avance exponencial de la tecnología se observa una tendencia a descartar la importancia de los permisos, licencias o acceso directo que podemos darle a diversas plataformas a nuestros datos más sensibles.


La educación tecnológica en materia de ciberseguridad se está volviendo un problema tan

complejo como el de la educación financiera y puede que en un futuro nada lejano llegue a

tener efectos perjudiciales más profundos que de no ser tomada con la seriedad que requiere. Una sana práctica que todo usuario debe de tener en cuenta es la revisión regular sobre las medidas de seguridad en línea de las plataformas que frecuenta, el uso de contraseñas seguras y la revisión periódica de sus estados de cuenta e información personal en línea.


Por si fuera poco el metaverso ha llegado a complicar mucho la situación de riesgo por la que ya pasan los datos biométricos de las personas. El metaverso es un nuevo desafío para la protección de datos personales, con la popularidad de los juegos en línea y la realidad virtual, existe una creciente cantidad de datos personales que son ingresados en el metaverso. Es importante que los desarrolladores de metaverso tomen medidas para proteger los datos de los usuarios, incluyendo la implementación de tecnologías de seguridad, la transparencia en cuanto a cómo se utilizan los datos y la protección de los derechos de privacidad de los usuarios.


En conclusión, la ciberseguridad y la protección de datos personales son un desafío importante en la era digital. El robo de datos biométricos y la brecha de seguridad son preocupaciones críticas en un mundo en el que nuestros datos están constantemente en línea. Es esencial que las empresas y los ciudadanos trabajen juntos para proteger nuestros datos y garantizar la seguridad en línea.


Por un lado, las empresas deben tomar medidas para proteger nuestros datos, incluyendo la implementación de medidas de seguridad y la responsabilidad por la protección de nuestros datos personales. Por otro lado, los ciudadanos deben tomar medidas para proteger sus datos, como la creación de contraseñas seguras y la limitación del uso de sus datos personales en línea.


Además, la legislación en materia de protección de datos personales en México juega un papel fundamental en garantizar la privacidad y la seguridad de nuestros datos. La ley general de protección de datos personales establece un marco para la protección de datos, incluyendo la responsabilidad de las empresas y la obligación de informar a los titulares de los datos en caso de una brecha de seguridad. Es esencial que se refuerce y se cumpla la ley para garantizar la privacidad y la seguridad de nuestros datos en el futuro.


En resumen, la protección de datos personales y la ciberseguridad son un desafío en la era digital, pero es posible proteger nuestros datos si las empresas, los ciudadanos y la legislación trabajan juntos. La tecnología y la legislación deben evolucionar juntas para garantizar la privacidad y la seguridad en línea.

Comments


bottom of page